Baltimore al desnudo

Anteriormente (4ª parte)

Finalmente…

Chloe

Menudo jaleo montaron en el rancho. Hombres!!!!
Colin Hansworth, el cautivo que liberamos de los ghouls nos dijo que Dave todavía seguía en poder de Sweeting. Eso nos cabreo muchísimo, bueno, por lo menos a mi.
La casa de Sweeting está en un barrio muy exclusivo y a primera vista parecía una fortaleza. Iba a ser difícil entrar.


Por casualidad, mientras echábamos un vistazo vimos una camioneta de reparto del Walmart. Rainer tuvo la brillante idea de solicitar empleo como repartidor del Walmart para poder acceder a la casa. El problema era que la ruta ya estaba asignada a un trabajador, Alejandro. Pero bueno, era muy parlanchín y aunque no pudimos entrar nos proporcionó bastante información.
Tony Sweeting a penas sale de la casa, pero su secretario José Navaro es otra historia. Secuestramos a Navaro, pero con tan mala pata que el nuevo compañero de Jack vio nuestra huida y decidió dar parte.
La cosa estaba poniéndose fea por momentos. Navaro era una baliza andante, no estábamos seguros de cuantos artefactos mágicos llevaba encima para localizarlo, así que decidimos quitarle la ropa y tirarla. Conseguimos despistar a Yaochong y nos tomamos un respiro para interrogar a Navaro sobre el paradero de Dave. Finalmente, gracias a los poderes persuasivos de Uriel, nos dijo que Dave estaba en una casa segura en las afueras de Washington.
Como ya dije antes, nadie piensa en mi como una niña, no sé si me ven como un arma o un monstruo. Durante el trayecto a Washington tuve tiempo de echar un vistazo a la anatomía masculina de Navaro. No sabría decir si se trataba de un buen ejemplar, era el primero que veía claramente, pero creo que no tendría quejas. A eso me refiero cuando digo que no piensan en mi como en una niña o adolescente. No sé si es bueno o malo… de momento, no me importa.
La noticia de que Navaro había sido secuestrado ya se había extendido, por lo que la usamos para entrar en la casa, fingiendo que lo habíamos liberado. No fuimos demasiado convincentes, pero conseguimos entrar, aunque tuvimos que abrirnos paso a tortas, a garrazos en mi caso.
Planta baja despejada. Al sótano.
En el sótano le esperaba una desagradable sorpresa a Oliver. Además de ser el lugar de descanso de unos cuantos vampiros, servía de aula para Dave, que estaba siendo instruido por Gabriel Maldonado, otro ex-compañero de Oliver, fallecido en el ataque al Círculo de Baltimore.
Según nos contó Gabriel, había sido resucitado por un tal Wilfred Wurch por encargo de la corte Roja, para que instruyera a Dave. Creo que los de la Roja querían tener magos propios. Oliver, inmisericorde, destruyó a Gabriel y nos llevamos a Dave, que no parecía querer marcharse. Bueno, yo acabé en los brazos de Uriel, inconsciente tras el ataque mágico de Gabriel. Que curioso, tiene nombre de ángel también. Yo estaba desnuda después de haberme transformado en puma para luchar contra los de la planta baja. Aunque creo que Uriel no me ve de esa forma.
Bueno, todos felices y a salvo, mas o menos magullados, pero vivos. Vivos para seguir tentando al destino otro día mas.
Recogí mis escasas pertenencias del refugio donde dormía y decidí trasladarme a la casa de Uriel.
Él no estaba, pero me encontré con el de nombre raro. Estaba esperando a Uriel. Por lo que había podido deducir de su encuentro anterior, le dije que no creía que Uriel volviera por la casa. De todas formas, decidió esperar. Yo subí al piso de arriba y me apropié de una de las habitaciones, necesitaba una laaaarga noche de descanso. Buenas noches, mundo!

Comments

simaehl umerue

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.