Baltimore al desnudo

Siguiendo las bolitas de Naftalina

Gatunante

Pues si, de nuevo al tajo. Como el método hacker iba para largo decidimos seguir otra línea de investigación. Buscar a Alexia Mateos, una compañera de trabajo de John Briggs. No fue excesivamente difícil, pero no había nadie en casa y la señora de la limpieza iba a encontrar trabajo extra. La cerradura forzada, signos de pelea en el salón, cristales rotos de una mesa de centro, un poco de sangre aquí y allá, no demasiada y una cosa muy curiosa y sorprendente, unos frascos de perfume sin perfume rellenados con bolitas de naftalina y pétalos de rosa. Cogí uno por si nos servía de algo.
Ni Alexia ni cuerpo de Alexia. Salimos de allí pitando y una vez lejos llamé a la policía para que hicieran su trabajo.

View
Vendetta, Yihad, Razzia, Pogrom... Veis por dónde voy?

Gatunante

He tomado una decisión, quiero conocer a mi padre. Para ello tengo que preguntar a las hadas y no hay nada mas frustrante que hablar con un hada.
Le pedí a Uriel que me llevara a Fort Carroll. Vuelo nocturno directo a la rave mas salvaje de vuestra existencia. Sorprendentemente aceptó sin discutir. Allí estaba yo, en plena noche rodeada de psicodelia y hadas. No parecían interesadas en hablar conmigo, a pesar de ello no dejaron de hacer referencia a la cornamenta de mi querido padre. No entendí a que se referían, pero no parece significar nada bueno sobre mi madre. Al final conseguí que me dieran una dirección. Buscar a mi padre entre la Corte de Invierno, en Druid Hill Park, horario de Luna Nueva.

View
Hay mas cosas entre el cielo y la tierra, Horacio, de las que sospecha tu filosofía

Gatunante


Jack nos ha reunido con un grupo de humanos para mostrarles que “hay mas cosas entre el cielo y la tierra”
Nos ha pedido que les mostremos a los humanos nuestras habilidades. El cuñado de Jack es el más difícil de convencer. Es un escéptico recalcitrante. Ha conseguido sacar de sus casillas a Rainer, lo cual, es todo un logro. Yo no quería mostrarme, pero no soportaba la humillación de Rainer. La periodistanos dará problemas, recuerda mis palabras.

View
El Día de la Bestia

GatunanteTodo llega a su conclusión. El momento se acerca. El resultado es incierto. La suerte está echada.

5:00 am. Mientras caminaba en dirección a Mont Vernom pensé en mis amigos. Tal vez pensaban que había muerto allá abajo, en las alcantarillas. Tal vez debería ponerme en contacto con ellos. Miré el cielo aún oscuro y decidí llamar mas tarde. Estaba agotada, física y emocionalmente. Asombrosamente ilesa. Me curaba rápido.

Circe, la gatita entró por la gatera y se acomodó en su acogedora cama. Era hora de descansar. Sus orejas detectaron el sonido de pasos. Era Bobo, el humano. Se asomó a la cocina y vio que Circe había regresado, suspiró y regresó a su habitación. La casa quedó en silencio. Pronto amanecería.

View
Reunion de pastores... (Habla Rebecca Quinn)

cuervo

La criatura que no era un pájaro se posó suavemente en el alero del antiguo edificio. A cierta distancia todo el mundo habría dicho que era un cuervo, mas de cerca notaría que su cabeza carecía de ojos, y más cerca aún provocaría la locura del ornitólogo que tratase de clasificarlo.
El cuervo que no era realmente un cuervo inclinó la cabeza como si escuchara. La voz que oía pertenecía a la mente de un ser anciano, no tan viejo como Z̿̓̈ͪä̡́ͯ͆͝l̢̛̀̈̃̔͋ͬ́gͧͭ̒ͤ͞o̡ͬ͋, ni siquiera como las montañas cercanas, pero mas allá de la breve existencia de los habitantes mundanos de la ciudad que le rodeaba.

View
"Me ha mordido!"
Me ha mordido!!!
Qué esperabas que hiciera un hada?
Película “Dentro del Laberinto”.

Chloe

Bueno, allá vamos, Fort Carroll, catorce mil metros cuadrados de isla artificial abandonada en medio del río Patapsco. Subidos en una zodiac, mas bien apretujados como sardinas en lata, y cubiertos por un manto de invisibilidad, cortesía de Oliver, recorrimos cinco kilómetros río abajo, evitando las patrulleras de los guardacostas, hasta llegar al fuerte… la isla, bueno, lo que sea.


Tiene un pequeño embarcadero y cuando digo pequeño es realmente pequeño, vamos, un pedazo de hormigón suficiente para amarrar y acceder a tierra firme. Os he dicho cuanto odio el agua? No, no, no hagas el chiste, me lavo con regularidad, pero las masas enormes de agua me ponen los pelos de punta, literalmente.

View
Sonría, por favor

Chloe

Por fin rescatamos a Dave Byrne. Llevabamos con nosotros a Jose Navaro, desnudo y atado en la furgoneta, mientras discutían que grupo estaría mas interesado en el valioso elemento de la Corte Roja. Resulta que Navaro era como una “patata caliente” que nadie quería cerca y por lo tanto había que deshacerse de él rápidamente. La opción aceptada por la mayoría fue dejar a Navaro dentro de la furgoneta en un descampado y esperar a ver que pasaba. McNamara quiso preparar una sorpresa por si algún vampiro rojo se acercaba a la presa, pero solo dos helicópteros con esbirros humanos de Sweaty vinieron al rescate. Cuando ya se iban, Rainer decidió que no era justo y les lanzó su batarang a modo de despedida.
Noticias en la NBC: “Jose Navaro muerto en accidente de helicóptero”

View
Anteriormente (4ª parte)

Finalmente…

Chloe

Menudo jaleo montaron en el rancho. Hombres!!!!
Colin Hansworth, el cautivo que liberamos de los ghouls nos dijo que Dave todavía seguía en poder de Sweeting. Eso nos cabreo muchísimo, bueno, por lo menos a mi.
La casa de Sweeting está en un barrio muy exclusivo y a primera vista parecía una fortaleza. Iba a ser difícil entrar.

View
Anteriormente (3ª parte)

Mas tarde…
Chloe

El Rancho Espíritu Santo está a unos 35 km al norte de Baltimore. Es un conjunto de edificios de madera situados en una pradera rodeada de un enorme bosque.
Nos recibieron amistosamente y dada la hora que era, nos invitaron a desayunar. Yo estaba profundamente dormida en el coche cuando llegamos, así que iba medio zombie. Lo que me despertó totalmente fueron los perros que salieron a recibirnos. Todos los hombres que pudimos ver en nuestro camino al comedor iban armados con escopetas. Todo muy normal si fueran los pioneros que viajaron al oeste. Para que necesitaban tanta protección?

View
Anteriormente (2ª parte)

Después…
Chloe

Llamamos a Felicia con el teléfono de su sicario y logramos convencerla para vernos. Nos ha vacilado descubriendo nuestra Naturaleza a golpe de olfato. Pero no nos hemos dejado enredar, le hemos preguntado por Dave y nos ha dicho que se lo vendió a un tío que subasta gente!!! Ocho años viviendo en la calle y aún flipo con lo que es capaz de hacer la gente. Por lo visto los sobrenaturales se venden muy bien. Madre mía, estos querrán ir al sitio ese, al Hospital Glenn Dale y nos van a coger a todos y a vender como carne!!!

View

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.